lunes, 13 de enero de 2014

Chocolate

El de chocolate es un jabón que suelo hacer por Navidad, dan ganas de comérselo. Y huele que alimenta, no digo más. Está hecho con los siguientes ingredientes: aceite de oliva, de hueso de palma, manteca de cerdo, aceite de coco, de ricino, manteca de cacao, aceite de maíz, de semillas, de aguacate, de palma y estearina. Chocolate en polvo, azúcar, y aroma de chocolate y fragancia chocolate truffle.
Pero no voy a hablaros sobre el cacao y el chocolate.






Historia del chocolate

Cuando nos disponemos a investigar sobre los orígenes del chocolate, es decir, la procedencia de las semillas del cacao, una parada obligatoria resulta ser averiguar dónde se localiza por primera vez el árbol del que proceden dichas semillas.



Existe una antinomia en las fuentes sobre su procedencia exacta:

Desde América del Sur (de los mayas) se extendió hacía el sureste de México (a los aztecas); u ocurrió al contrario, desde el sureste de México hacía Suramérica. Pero lo que resulta evidente es que se trata de un árbol de origen tropical de cuyas semillas, mediante una determinada elaboración, obtenían una bebida fermentada muy energética de saber amargo y picante. Era tal el valor que se le atribuían a las semillas del cacao que eran empleadas como moneda corriente.

Pero, cómo llegó el chocolate desde el continente americano hasta nosotros. Esta aproximación histórica nos conduce al siglo XVI, época en la que Hernán Cortes introducía el chocolate en la corte española, aunque se especula que ya lo intentó Cristóbal Colón en su momento sin éxito debido a su peculiar sabor. Cabe destacar la importancia que tuvieron los religiosos y religiosas, los cuales realizaban viajes al continente americano y a su regreso introducían las semillas de cacao. A ellos se debe ese sabor tan dulce y agradable, que se identifica más con la combinación de chocolate que hoy en día conocemos.

A partir del siglo XVII comienza a expandirse la popularidad y comercialización del chocolate por el resto de Europa: Italia, Francia, Alemania e Inglaterra. Esta elaboración del manjar del Dios “Ek Chuac” (dios del cacao), fue valoradísima como medicamento y como alimento. De ahí que ha finales de este siglo comenzarán a aparecer las primeras chocolateras artesanales.

Fue tal la popularidad de adquirió el chocolate que a mediados del siglo XVIII, en Inglaterra, se dictaron unas leyes para limitar su fabricación, ya que seguía aumentando la demanda de mejor calidad y sabor.


Pero es a partir del siglo XIX cuando la elaboración artesanal del chocolate fue sustituida por maquinaría. Y con esta nueva situación comenzaron también los avances en la misma materia prima del chocolate, algunos ejemplos de esta nueva son representados por: el italiano Doret quien solidificó en una tableta el chocolate, el holandés Coran Van Housen inventó una prensa hidráulica para prensar las semillas de cacao, fue también otro italiano quien ideó los bombones y, por último, el suizo Daniel Peter añadió leche al chocolate, para suavizar su sabor.

En la actualidad existen un sin fin de producciones elaboradas con chocolate, cada cual más sofisticada


Texto de guia-chocolate.com

Productores de cacao
El cacao es uno de los bienes con mayor presencia en los mercados internacionales.
 Su apreciado sabor, valores nutritivos y diversas aplicaciones y usos lo han convertido en un reconocido y deseado producto, tanto como para convertirlo en uno de los principales en el sector de las materias primas en el mercado internacional, pero ¿desde qué países llega el cacao a nuestros mercados?
Países como Costa de Marfil, Nigeria, Ghana y Camerún, concentrando el 70 % de la producción mundial sitúan a los africanos como los principales países productores de cacao.
Ecuador, la República Dominicana, Brasil, Malasia e Indonesia (siendo éste el de mayor producción anual excluyendo a los países africanos, con más de un 10 % del total) completan el reparto en cuanto a los principales países en cantidades producidas de cacao.

El motivo fundamental de la concentración de la producción mundial en estos países es su clima tropical, que posibilita el crecimiento del “Theobroma cacao” o árbol del cacao.
 Los países africanos exportan prácticamente la totalidad de las cantidades producidas, pero países como Malasia y Brasil se autoabastecen con su producción, olvidándose de los mercados internacionales.
Las cantidades producidas anualmente han ido incrementándose en el tiempo hasta superar la cifra de 4.000.000 de toneladas.
Somos los europeos quienes demandamos principalmente el cacao producido por estos países, incrementando anualmente nuestra demanda, representando prácticamente la mitad de la demanda mundial de cacao.  
Hay que señalar también que se ha producido un cambio en el gusto del consumidor final de chocolate, incrementando la demanda de chocolate negro.
Este tipo de chocolate es rico en cacao, es el chocolate más puro, por lo que la demanda de cacao crece en la medida que lo hace la del chocolate negro.

En definitiva, unos pocos países son los que abarcan la producción de cacao a nivel mundial, y su destino hacia los países industrializados, donde continuamente se está innovando e investigando en nuevas elaboraciones y aplicaciones para el cacao (citar entre otros a la industria hostelera, los centros de estética, el propio consumidor doméstico, etc…) auguran un óptimo futuro para esta preciada semilla. 
guia-chocolate.com

El cacao: estrella de los cosméticos
Sólo pensar en ello despierta nuestros sentidos y se nos hace la boda agua. El chocolate es una pequeña tentación en la que nos encanta caer. Muchas marcas de cosméticos han sabido cómo sacarle partido y han lanzado cuidados y cremas a base de cacao a las que no se resisten ni las menos go
losas.

En sus orígenes el cacao se utilizaba para cuidados del cuerpo. Los aztecas sabían sacar provecho del chocolate por y para su belleza. ¿Pero cómo se pueden aprovechar las virtudes cosméticas de este producto en la actualidad?  Durante mucho tiempo se le ha acusado de ser responsable de los kilos de más o de provocar acné, pero ahora el chocolate se toma la revancha. Se ha convertido en una auténtica pepita de oro para nuestros cosméticos. La semilla del cacao cuenta con numerosas virtudes. Antiedad, anticelulítico, relajante...el cacao podría haberse convertido en una auténtica estrella si el chocolate no le hubiera robado protagonismo. El Dr. Bulidón, médico nutricionista en el balneario francés de Royan, propone curas de chocolate y considera el cacao como la materia prima de sus cuidados.
Se habla de cuidados a base de chocolate en lugar de cacao porque "vende más" reconoce el médico. Una opinión que comparte James Frerebaa, cofundador de la marca Sensation Chocolat: "El chocolate, es ante todo marketing, no aporta nada a la piel en cuando a virtudes cosméticas. Lo que posee beneficios para nuestra epidermis es el cacao".
Virtudes ancestrales del chocolate.
¿Pero cuáles son exactamente las virtudes que han hecho que 1500 años de JC, los aztecas ya utilizasen el cacao para el cuidado de su belleza?
El cacao es un buen remedio antiedad. Es muy rico en polifenol "posee 50 veces más que la pepita de uva a la que se considera como uno de los pesos pesados de los polifenoles", explica James Frerebau. El Dr. Bulidon por su parte, recuerda que "el cacao es un antioxidante que tiene un gran poder contra los radicales libres y por tanto indirectamente sobre el envejecimiento celular"
Además de frenar la aparición de los primeros signos de la edad, el cacao podría tener también un efecto sobre nuestra silueta, y sobre todo sobre la celulitis. "En la cáscara de la semilla del cacao se encuentra la cafeína que tonifica los tejidos" explica uno de los fundadores de Sensation Chocolat. Más allá de un efecto de marketín, los cuidados a base de chocolate tienen mucho éxito gracias a sus propiedades antiedad y anticelulítica y también gracias a su aspecto delicioso y relajante.
El poder relajante del chocolate.
 
 
El cacao  contiene serotonina y endorfinas, que poseeen un efecto calmante "beneficioso contra el estrés", recuerda el Dr. Bulidon. Sin olvidar "el magnesio y la vitamina B1 que tienen un efecto relajante". ¿Quién no ha sentido una inmensa sensación de placer y de relax después de haberse comido una onza de chocolate? Asçi que imagina el placer de envolverse en una capa de crema con el delicioso aroma del chocolate...
 Hacerse una mascarilla, un peeling o envolverse en una crema a base de cacao no sólo realzaría nuestra belleza sino que además jugaría un papel importe sobre nuestro bienestar. La única condición según James Frerebau es que "la manteca de cacao debe ser uno de los tres componentes principales, sino no merece la pena... Aconsejo que se compren cuidados naturales pero no tienen por qué ser de agricultura biológica. Si prestan atención a los conservantes de tipo metilparabeno y propilparabeno, no es un paso obligado que sea de agricultura biológica".
 
En cuanto al riesgo de alergias o de acné, el Dr Bulidon y James Frerebau son unánimes: "No hay riesgo de alergías en el cacao, incluso cuando se aplica sobre la piel. Y ningún estudios confirma el rol del chocolate en la aparición del acné" explica el médico nutricionista.
 
Pero hay que tener en cuenta que "aunque los cuidados a base de chocolate tienen un efecto positivo, relajante y agradable, estos productos de belleza no son tan eficaces (para la bellleza de nuestra piel)que una onza de auténtico chocolate". Entonces cuál es la dosis diaria para estar de buen humor, tener la piel bonitca y aprovechar al máximo las virtudes del cacao "30 gr de chocolate negro al día" asegura el Dr Bulidon. ¡No te resistas a caer en la tentación!
Nuestro agradecimiento al Dr Bulidon, médico nutricionista del balneario de Royan y a James Frerebau, co-fundacor de Sensation Chocolat.
 
De belleza.doctissimo.com
 
 
Chocolaterapia: el chocolate en la estética
La importancia estética del chocolate, los beneficios que para el cuidado de nuestra piel y cuerpo aporta, se está popularizando cada vez más a merced de sus apreciables beneficios terapéuticos. Además de resultar ser una original manera de atender ese tándem formado por: “Salud y Belleza”, tan valorado por todos nosotros hoy en día.
Investigaciones recientes demuestran que el chocolate resulta ser un eficaz elemento para atender ese valoradísimo tándem antes mencionado gracias a las propiedades que contiene.


Gran contenido de antioxidantes, ya que las semillas del cacao son ricas en xantina y teobromina (excelentes oxigenadores de los tejidos) que combaten los signos de envejecimiento; Polifenoles como las catequinas, las epicatequinas, los taninos y la familia de los flavonoides, que reduce la inflamación de los vasos sanguíneos y mejora la circulación; Y también induce la producción de endorfinas, hormonas que provocan bienestar y felicidad (estimula la euforia).
Todas estas cualidades son fusionadas por la chocolaterapia, cuya popularidad entre los centros de estética y de belleza es cada vez mayor. Este reconfortante tratamiento hidrata, tonifica, remineraliza y nutre la piel. Actúa sobre el sistema nervioso  como “anti-“: “-depresivo” y “–ansiolítico”. Además de resultar ser un tratamiento “anti –celulítico” ya que tiene un efecto drenante que activa la circulación sanguínea.

La terapia consiste en la aplicación de una mascarilla facial y/o corporal de chocolate que, como ya sabemos, no sólo estimula los sentidos, pues estos originales masajes de chocolate hidratan la piel y disminuyen los signos del estrés.
Aunque todos necesitemos y deberíamos hacer este tratamiento, no todos disponemos de tiempo y/o medios para acudir a uno de estos centros estéticos especializados, así que una alternativa muy interesante es:
¿Por qué no disfrutar de una sesión de chocolaterapia en tu casa?
 “Mascarilla de chocolate” (receta para la zona facial):
 1/2 de taza de cacao en polvo.
 2 cucharadas de crema dulce o crema para batir.
 1/3 de taza de miel.
 2 cucharaditas de polvo de avena
Preparación: Una vez disuelta la avena en polvo, mezcla todo en un tazón y bate para evitar los grumos, y calienta en el microondas no más de un minuto. Previamente limpia la piel aplicamos la mascarilla, eso sí, evitando la zona de los ojos y la boca. Y se deja actuar entre 15 minutos. A la hora de retirarlo hacerlo con una toalla mojada en agua tibia.
Te deja la piel de tal forma que resultan evidentes sus efectos a simple vista, gracias a todas las propiedades que le acabamos de aportar, acompañada de una sensación de frescura y relajación estupendas.
guia-chocolate.com

El chocolate y el cine
El chocolate se ha introducido en nuestras vidas formando parte de la cotidianeidad diaria, debido a sus múltiples utilidades (puede aplicarse tanto a la repostería como al sector estético) y propiedades (nutritivas y estéticas), cobrando con el paso del tiempo mayor importancia y reconocimientos que los que tenía anteriormente.
No nos resulta extraño que sea objeto de diversos estudios, e incluso se ha convertido en el tema principal de exitosas novelas, y en última instancia de largometrajes que todos hemos podido ver tanto en la televisión como en las pantallas del cine.
Son muchas las películas que tratan sobre el chocolate como hilo conductor de las mismas (mostrándonos procesos de elaboración del chocolate y mundos imaginarios donde el chocolate es el elemento constructivo y decorativo) así que vamos a citar las más representativas de ellas que nos sirvan de ejemplo de lo expuesto en estas líneas:
 •“Charlie y la fábrica de chocolate”: intrigado por la existencia de una misteriosa fábrica de chocolate próxima a su casa, Charlie (de familia humilde) consigue visitarla mediante un sorteo organizado por su dueño y descubre ríos, estructuras de chocolate y unos habitantes de la misma que cambiaron su trabajo por semillas de cacao para su consumo.

•“Chocolat”: recién llegada a un tradicional pueblo francés, la protagonista (con un don especial para averiguar los gustos chocolateros de los habitantes del pueblo) abre una tienda de chocolate que despertará los deseos más dulces de los habitantes de la localidad, quienes tras su rechazo inicial acaban sucumbiendo a las delicias del mismo.

•Otras películas introducen en su título al chocolate, aunque no sea un tema central de las mismas, como es el caso de “Fresa y chocolate”, “Chocolate y atún”, etc…, donde los aspectos sociales tales como la homosexualidad y el amor se entrecruzan como hilo argumental.


guia-chocolate.com
 








7 comentarios:

Ana Sloane Street dijo...

Confieso que nunca lo he usado para estética (leyendo los ingredientes de tu mascarilla me entran ganas de comérmela a cucharadas, je je). Sin embargo, me tomo dos o tres onzas al día de chocolate negro, casi puro. Es mi pequeño pecado je je.

Merche dijo...

Ana este jabón muchangente quiere comérselo. A mi me encanta en la ducha.
Pero qué pecado más rico es el chocolate, yo creo que
estás perdonada, jejejeje

Marta dijo...

Que delicia me encantan los jabones de chocolate. Menuda información mas completa del chocolate, muy interesante.

Elena González dijo...

Me encanta el chocolate y los jabones que lo llevan m...una delicia antioxidante!!!

Merche dijo...

Gracias Marta y Elena. A mi también me gusta mucho el chocolate, tanto en jabón como comido o bebido.

Su dijo...

Querida amiga: mi hija ayer me lo quitó literalmente de las manos FASCINADA.
gracias por todo

Merche dijo...

Gracias Susana, un placer verte por aquí. La verdad es que este jabón les gusta mucho a las niñas y no tan niñas.
Gracias a ti por tu maravilloso curso y por transmitir tus conocimientos de forma sencilla y amena.