miércoles, 18 de diciembre de 2013

Caléndula


Como llega la Navidad también he pensado en los niños y niñas a la hora de hacer jabones. Para ellos he creado este jabón infantil al que he llamado caléndula, por el aceite de caléndula que lleva incorporado.



Para formular este jabón he utilizado aceite de oliva, caléndula y manteca de karité. Productos sencillos, pero maravillosos para la piel, y pensando en los chavalines he añadido una fragancia maravillosa que a todo el mundo gusta, pequeños y mayores: nenuco.
Sobre el aceite de oliva os remito a la entrada Mi primer jabón, donde hablo extansamente sobre el aceite de oliva y el aceite de caléndula, así como del aloe vera. Aquí os hablaré un poquito de la manteca de karité.



Manteca de karité
El karité es un potente regenerador celular 100% natural. Hidratante, nutritivo suaviza el rostro y el cuerpo previniendo los signos de la edad y aportando vitalidad y luminosidad, tanto al cutis como al cabello.
Ayuda a proteger a la piel de rayos UVA y UVB, de la manera que lo hace un protector solar antes de tomar el sol y como lo haría el mejor de los after sun después de exponer la piel a los rayos, haciendo que el bronceado conseguido dure más tiempo. Protege a la piel del sol, del aire y del frío.


Manteca de karité, propiedades
La manteca de karité o "shea butter"en inglés si es usada de forma continua, previene el envejecimiento de la piel. Provee a la piel de una barrera que evita deshidratación y protege de las agresiones del clima, de la polución etc. La manteca de karié es muy efectiva regenerando pieles envejecidas, resecas, deshidratadas, irritadas y con color apagado. Es uno de los más efectivos anti edad de la naturaleza.
Manteca de karité en el embaraza y la lactancia
Previene la aparición o formación de estrías y durante la lactancia evita que se formen grietas en los pezones. También previene que la piel del bebé se irrite por el roce de prendas de vestir o dermatitis de los pañales
Manteca de karité en el baño
Una cucharada de manteca de karité en el agua caliente del baño dejará tu piel increíblemente suave.
Manteca de karité en pieles delicadas

Una de las características principales de la manteca de karité es su duradero e intenso poder nutritivo e hidratante sobre el cutis mejorando la elasticidad de toda la piel debido a su alto contenido en vitamina F (*), que es el componente vital de las membranas de las células.
(*) Vitamina F - (ácidos grasos esenciales): no es exactamente una vitamina. Es el nombre que se le da al conjunto de ácidos grasos insaturados (la serie omega 3 y omega 6) y son vitales. No los elabora el cuerpo y hay que aportarlos mediante la dieta o productos como el karité porque el cuerpo no tiene la capacidad de sintetizarlos. Pasan a formar parte de la membrana celular como elementos estructurales. 
 
 
La Manteca de Karité a través de la historia
Los pueblos africanos han utilizado el fruto del karité desde la antigüedad. Guisan la pulpa y la cáscara. Cada pueblo, tribu o raza tiene sus propias recetas, pero en todos ellos está presente la grasa o manteca para freír, gratinar o hacer salsas de la manera como en occidente utilizamos la mantequilla.

El fruto del árbol del karité es utilizado por los europeos en la elaboración de cosméticos de alta calidad por sus nutrientes y por sus altas cualidades hidratantes.
Para asegurarse de que un cosmético que dice tener karité, debe tener escrito entre sus ingredientes: Butyrospermum parkii o Vitellaria paradoxa, que es el nombre botánico del karité.
Descripción del karité
La manteca de karité se obtiene del prensado de las nueces del árbol del karité (Vitellaria paradoxa sinónimo: Butyrospermum parkii) que significa “árbol de la mantequilla”. Es un árbol que se encuentra en estado salvaje principalmente en la sabana arbórea de países como Burkina Faso, Costa de marfil, Mali y Sudán al oeste de África y es considerado por los aborígenes como un árbol sagrado. Sólo se recolectan los frutos que caen al suelo y sólo los recogen mujeres. Puede llegar a medir 15 m de altura, su tronco llega hasta más de un metro de diámetro y su duración es centenaria.
Las nueces se dejan secar en el suelo, se pelan y se prensan. Luego se hacen hervir, se trituran y amasan concienzudamente. De este proceso y al enfriar se obtiene un aceite o grasa vegetal muy densa que recuerda a la mantequilla y esta es la manteca de karité. Es utilizada igualmente para uso cosmético y para comerla (siempre que sea 100% natural).
¿Quién puede usar la manteca de karité?
Todo el mundo, desde un recién nacido, pasando por una embarazada y terminando con un anciano.
¿Tiene alguna contraindicación la manteca de karité?
Contiene látex natural en una mínima porción, por lo que quien sea alérgico al látex debería de ser precavido y hacer una prueba de tolerancia aplicándola en una zona pequeña de la piel y comprobar si reacciona. 


 



 




 
 


















2 comentarios:

Sacramento Amate dijo...

Gracias por tu comentario. Avísame la próxima vez que vengas por Málaga.
Yo no tengo direcciones de Escocia es mi marido el que se encarga de ello.
Suele reservar en Diciembre para el verano.
Feliz 2014 y sigue con este precioso blog.
Un abrazo

Marta dijo...

Que jabón mas bonito, que hidratante y regenerativo con tan excelentes ingredientes, es genial.