jueves, 28 de noviembre de 2013

Mi primer jabón

No, no es el primer jabón que hago. Este es un jabón dedicado a los bebés. Y es que, últimamente vivo rodeada de embarazadas y embarazados, y pensando en futuro regalos, he pensado hacer este precioso y sencillo jabón. Sencillo por los aceites que lo componen, oliva, caléndula y hueso de albaricoque. Sencillo en los aditivos, gel de aloe vera y sencilla porque no lleva ni colorantes ni aceites esenciales o fragancias, pensando en la delicada piel de los bebés.

 
El Aceite de Nuez de Albaricoque es muy preciado por sus alta capacidad de hidratar y regenerar la piel y está especialmente indicada en pieles sensibles y secas.
Su alta capacidad nutritiva, se refleja en su composición rica en ácidos grasos y Omega6, y hace de este aceite, un elixir regenerador y antiaging.
Es un aceite muy ligero y de fácil absorción, esto unido a su alta tolerancia incluso en las pieles más sensibles, hace que también se use en el cuidado de la piel del bebé.
Por tanto, no sólo tiene propiedades calmantes para la piel sensible, sino que recupera la luminosidad en pieles estresadas y apagadas. 
El aceite de caléndula es otro de los ingredientes de este jabón. La caléndula es una planta que crece en casi todo el mundo de manera silvestre y tiene una altura promedio de unos 50 cm. Tiene excelentes propiedades medicinales y sus pétalos pueden ser consumidos de manera natural en todo tipo de platos. A partir de esta planta, además, se hace el conocido aceite de caléndula. Este aceite posee las propiedades esenciales de la caléndula. 






Las propiedades del aceite de caléndula sitúan a este elemento como un gran aliado en la cosmética natural por su excelente acción como desinflamatorio, hidratante, cicatrizante y mejorador general de la piel (la hace más tersa y suave). El aceite de caléndula, por otra parte, también está recomendado en casos de verrugas, acné, quemaduras y hasta picaduras de insectos.
De las propiedades del aceite de oliva no sé si hablaros, porque son de sobra conocidos por tod@s.





Como ya hemos comentado el ingrediente básico en nuestros jabones es el aceite de oliva. Su proporción en cada receta varia, pero los jabones con proporción alta de aceite de oliva resultan emolientes, nutritivos, ricos en vitaminas y antioxidantes…en otras palabras, una maravilla. 

Contiene vitaminas A, D y K y además, se diferencia de otros aceites por tener una mayor proporción de vitamina E, cuya función más importante es actuar como sustancia antioxidante y combatir la formación de radicales libres, máximos responsables del envejecimiento.
 
Sus propiedades cosméticas son numerosas. El aceite de oliva es una fuente muy rica en ácidos grasos esenciales que contribuyen a restaurar los niveles naturales de humedad de la piel. También tiene propiedades suavizantes, relajantes y tonificantes.
Hoy en día, el aceite de oliva se utiliza con fines cosméticos en infinidad de mascarillas capilares, en cremas hidratantes, exfoliantes. Podemos decir, que el aceite de oliva, es toda una fuente natural de beneficios muy próxima a nuestros hábitos y a nuestra cultura. El aceite de oliva tiene innumerables propiedades cosméticas, entre las que destacamos:
 
 
 
-Restaura los niveles de humedad de la piel, ya que el aceite de oliva posee grandes dosis de ácidos grasos esenciales.
- Reconstruye las membranas celulares de la piel, gracias a la acción del ácido oleico.
- Se utiliza como emoliente corporal para realizar masajes.
- Tonifica la epidermis y le da firmeza
- Protección de la piel contra agentes ambientales externos
Y para terminar qué decir del aloe vera.
En el mes de mayo publiqué una entrada con mi jabón de aloe. Aquí os vuelvo a poner lo que entonces puse.
El aloe vera se ha usado a lo largo de la historia de la humanidad, hasta nuestros días, tanto en el tratamiento de enfermedades como en la cura de la piel y el cabello.
En antiguos grabados egipcios aparecen alusiones a la utilización como fuente de salud y bienestar, así Nefertiti y Cleopatra lo incluían en sus tratamientos de belleza.
Aristóteles se lo recomendaba a Alejando Magno para la rápida curación de sus soldados; Marco Polo señalaba su uso habitual en la corte china, como alivio de las dolencias estomacales.
 
Los indios americanos lo empleaban tanto como acondicionador para el cabello, como para tónico estomacal; en la India está difundido como alivio rápido de irritaciones de la piel; los árabes ven en ella una estimulante loción hidratante.
Posteriormente cayó en el olvido y no es hasta la Segunda Guerra Mundial cuando se redescubre el poder del aloe vera. Los habitantes de Hiroshima y Nagasaki utilizan el aloe para tratar sus quemaduras y se observa que se curaban más rápidamente y en muchos casos, sin señales ni cicatrices.
El aloe vera es un ingrediente utilizado en muchos productos de belleza.
Pentra en las tres capas de la piel: La dermis, epidermis e hipodermis y expulsa las bacterias y los depósitos de grasa que tapan los poros.
Al mismo tiempo, la acción de los nutrientes naturales, los minerales, las vitaminas, los aminoácidos y las enzimas, estimulan la reproducción de nuevas células, por lo que es un importante regenerador celular, cicatrizante, tonificador y de alta penetración en la piel.
Cuando se usa con regularidad, evita las arrugas prematuras y retarda las propias de la edad. Reduce la media de poros abiertos, y se puede usar bajo el maquillaje, al ser el aloe vera un astringente, ha de usarse con una crema hidratante.
Es un excelente filtro solar de rayos ultravioletas y elimina las manchas causadas por el sol si se usa un largo período de tiempo.
Tiene un efecto balsámico después del afeitado, por su poder regenerador coadyuvando a la limpieza de las impurezas que deja la cuchilla de afeitar.
Igualmente está indicado después de la depilación, pues ayuda a calmar y evita rojeces, granitos y erupciones que se puedan producir.
 
También es muy efectivo en la prevención de pequeñas estrás en la piel.
Otra acción importante es en el cuero cabelludo para prevenir y curar las enferdedades que puedan aparecer. la psoriasis, las dermatitis de contacto, el exceso de caspa y grasa en el cuero cabelludo.


 

 






 


Fotos de Pinterest y de los cerezos en flor, un magnífico blog de cocina.



 

4 comentarios:

Jabones de casa dijo...

¡Que lujo! y felicidades por estar tan bien rodeada!!!!

Merche dijo...

Gracias Maku. Lo malo de la situación es que cuando nazcan los bebés nos quedamos dos personas en el departamentooooo

Mª Carmen Morales dijo...

Hacía mucho tiempo que no me metía en tu blog, y vaya lo que me he perdido. Cómo te lo estás currando. Está precioso, las fotos, los comentarios, pero, por supuesto, tus jabones.
Un besazo.

Merche dijo...

Muchas gracias Mari Carmen. Ya te llevaré unos cuantos. Besos